Gestiona tus enfados

Los enfados son la mala gestión de tus emociones. Pero no te asustes, los enfados son normales si son descontralados. En este plan de mejorar tu bienestar, hablaremos de enfados emocionales derivados por el estrés, la ansiedad y todo un sinfin de emociones que nos generamos nosotros mismos.

Pero como siempre digo, de todo se aprende, y de estos enfados podemos extraer mucha información, aprendiendo de ella.

Para aprender de las emociones y saber gestionarles es muy positivo seguir tres pasos:

  1. Identificar las emociones y las reacciones.
  2. Reflexiona sobre tus reacciones.
  3. Aprende de lo que ha ocurrido, de este enfado y de la gestión de las emociones que han derivado a ello.

En esta primera imagen, (que podras encontrar en mi libro) puedes ver los pasos para llegar a la reflexión siguiente.

 

El segundo paso que debes hacer, poco a poco, sin prisa, despacio, a solas, sin influencias y sobretodo con tiempo pasado suficiente para poderlo ver friamente, es lo siguiente:

Y por último el tercer paso, y quizá el más importante dependiendo como hayas gestionado tus emociones. Este paso es sobre lo que has apredido y lo que cambiarías para mejorar la próxima vez que ocurra lo mismo o quizá otro enfado por otro motivo. El aprendizaje es la base del equilibrio de tus emociones y de como gestionarlas.

Una vez hayas podido hacer este ejercicio, habrá llegado el momento de comprender la emoción que te produce el enfado y corregir todo lo que la situación ha producido dolor o daño emocional.

Antes de enfadarte, lo mejor es que notes la emoción que te está generando y sepas frenar, notarás que tu corazón se acelera, que enrojeces, que cierras las manos, que no paras de moverte…. entonces es el momento de frenar, pararte, respirar, irte, comer algo o beber agua, distraer tu mente… y calmarte. No te preocupes, todo es cuestión de práctica!

Además, si tienes dudas o no te ves capaz de conseguirlo solo, y me necesitas, no dudes en consultarme a través del mail: info@taticortes.es

Celos entre hermanos: como evitar la rabia y el malestar

Más de un 72% de la población ha sentido celos alguna vez a lo largo de su vida.

Los celos aparecen y en ocasiones desaparecen de nuestros pensamientos, debido en gran parte a la influencia de los comportamientos de las personas que nos rodean.

La inseguridad y la posesión hacia algo o hacia alguien

ya sea con niños, adolescentes o adultas,

es lo que llamamos CELOS.

En la población infantil, también existe un elevado porcentaje de celos que influyen en los comportamientos de su madurez y adolescencia. Por este motivo es importante sanearlos, controlarlos y reeducar a los niños/as celosos/as para que este rol negativo no se generalize en su carácter.

Los síntomas de una persona celosa son los siguientes:

  • Miedo a perder algo o alguien.

  • Envidia y odio.

  • Obsesión

  • Control y vigilancia hacia alguien.

  • Sufrimiento, ansiedad.

  • Autonomia inexistente.

Como trato los celos en mi consulta?

  • Identificando los celos como patologia «temporal».
  • Controlando los celos con mecanismos psicterapeuticos.
  • Aumentado la autoestima: tanto a nivel física como psicologicamente.
  • Mejorando el bienestar personal.
  • Cuestionando el porque se producen.

ES basico identificar a los niños que sufren celos de muy pequeños, puesto que este comportamiento infiere en el abanico de actitudes tóxicas y negativas para la comunicació y las relaciones personales.

Y llegó la mamitis.

Cuantas veces hemos oido hablar de la mamitis? Y no siempre en positivo, es decir, no siempre valoramos o ayudamos al niño/a que tiene mamitis. Muchas personas lo asocian a «estar mimado» que lejos están de la realidad!!!!!

La mamitis es una fase que pasan (o no) muchos niños a distintas edades antes de los 8 años, significando este comportamiento un apego hacia la mamá. Sus reacciones suelen ser diversas pero en general;

  • Lloran cuando la madre se va.
  • Quieren mucho contacto físico de las madres.
  • Necesitan hacer cosas y actividades con ellas y SOLO con ellas.

¿ Que motivos tiene el niño/a para tener mamitis?

Aparentemente ninguno, pero hay factores y sucesos familiares que pueden alterar el ritmo de afecto de la madre hacia el niño/a como por ejemplo, la llegada de un hermano, cambiar de vivienda, alguna enfermedad de alguien cercano, la muerte de un animal de compañia, etc.

Para no hacer eterno el periodo de vinculación con la madre, lo más importante es irse separando poco a poco, empezando por 1 minutos y augmentado poco a poco, para que la separación de larga duración no sea un trauma para ambas partes.

Cuantas veces hemos oido hablar de la mamitis? Y no siempre en positivo, es decir, no siempre valoramos o ayudamos al niño/a que tiene mamitis. Muchas personas lo asocian a «estar mimado» que lejos están de la realidad!!!!!

La mamitis es una fase que pasan (o no) muchos niños a distintas edades antes de los 8 años, significando este comportamiento un apego hacia la mamá. Sus reacciones suelen ser diversas pero en general;

  • Lloran cuando la madre se va.
  • Quieren mucho contacto físico de las madres.
  • Necesitan hacer cosas y actividades con ellas y SOLO con ellas.

Pero sabéis porqué les pasa eso, y a la vez lo pasan (y pasamos las madres) tan mal durante la separación física? Pues porque solo las madres les proporcionan la tranquilidad, seguridad y ánimo que en aquel momento aquel niño/a necesita y no quieren calmarse con nadie más. Esto hay que respetarlo, porque en definitiva, la etapa de MAMITIS, es eso, un periodo de tiempo, que en muchas ocasiones es intermitente, en la cual la única persona que les calma es la madre.

Las peleas son muestras de cariño y de rabia mal gestionadas y exteriorizadas. Los hermanos se pelean por la confiaza, porque el mismo conflicto surgido con otras personas no terminaría en peleas.

Las razones por las que discuten son muy diversas, pero generalmente se producen por las edades, por la diferencia entre criterios y entre competencias. La rivalidad se ve afectada y la gestión de conflictos y de rabia produce fuertes discusiones que acaban en peleas, sobretodo alrededor de los 6 y los 12 años.

Para evitar peleas debes evitar las comparaciones delante de ellos, y hablar de ellos delante de la gente. De los problemas familiares o de los conflictos entre hermanos es mejor no hablarlo fuera, puesto que podemos provocar acoso con otros niños o burlas innecesarias con los compañeros de clase.

Los padres somos modelos. Si tus hijos te ven gritando, peleándote, chillando, y sobretodo perdiendo el control de la situación, lo más probable es que cuando el esté en situaciones similares haga lo mismo para resolver un conflicto.

Delante una pelea que debemos hacer los adultos:

1.- No te enfades por que están discutiendo.

2.- Sepárales de forma rigurosa hasta que se calmen y si hace falta sepáralos para que no se puedan ver.

3.- Cuando lleguen a la calma, aprovechad para hablar de lo que ha pasado, solo hablar, no juzgar.

4.- Sospesar las soluciones con tu ayuda.

5.- Exponer el problema con otro final

Aplica los 5 pasos para mejorar la relación con tus hijos, pero ante todo se neutro y no juzgues. Empatiza con ellos!

Una de las preocupaciones de los padres, es que nuestros hijos sean felices. Teniendo en cuenta la sociedad que nos rodea, cada vez hay más complicaciones para que esto sea asi, pero no hay que decaer nunca, lo más importante es dar en cada momento lo que uno como padre pueda.

Complementando las necesidades que cada familia tiene, podemos seguir estos indicadores ya des de bien pequeños, para fomentar su felicidad y así no perder el concepto positivo de si mismos.

1.- DIVIERTETE CON ELLOS: Hacer actividades juntos, las que os gusten tanto por una parte como por otra. Durante el juego se establece un buen vínculo y unos roles que se traspasan a la vida cuotidiana, es decir, fuera del juego.

2.- DALE LIBERTAD: Intenta no marcar su camino, ni manipularlo. Deja que se equivoque. Solo avisale, adviertele de lo que pueda pasar pero dale espacio para escoger y margen de error para equivocarse, es una buena manera para que la próxima vez de pida consejo.

3.- ESCUCHÁLE: No es fácil saber escuchar uno ya tiene una idea de juicio preconcebida, pero es bueno no anticiparte a lo que te quiera contar. No te adelantes a su discurso, hazle sentir seguro y sobretodo que estas a su lado.

4.- ERES SU MODELO: Si ve a la familia feliz, contenta, afrontado las adversidades y los problemas, seguira vuestra conducta por imitación y entenderá que la felicidad es parte de un estado emocional condicionado por muchos factores.

5.- RESPETA SU CARACTER Y SUS EMOCIONES: Muchas veces los padres «juzgamos» el caracter por ser timidos o alegres o extrovertidos o callados…. respetemos su carácter y su manera de ser. Dejemos que sean ellos mismos y no obliguemos a modificar su comportamiento cuando es innato. Eduquemos sin forzar emociones.

Enamórate de ti

Para poder tener éxito personal, es determinante fortalecer tu autoestima, tener un buen autoconcepto y sobre todo usar nuestra inteligencia emocional para gestionar los pilares más importantes que nos rodean en nuestro dia a dia.

Mantener el equilibrio entre todos estos factores y emociones, no es nada fácil. Pero como todo, se puede conseguir con mucho trabajo, esfuerzo, dedicación y perdiendo de vez en cuando el equilibrio y el norte, para volvernos a centrar y a equilibrar.

En las siguientes lineas, te expongo tres pilares fundamentales para que no te distraigas y vayas a por tus objetivos. Cuando veas que los estas consiguiendo, generarás emociones tan positivas en tu mente e interior que directamente tu autoestima aumentará y podrás valorar todo lo que tienes y has conseguido.

  1. CREE EN TI: Tu puedes, SI, tu puedes. Con esfuerzo, dedicación, nervios, risas, lágrimas y un sinfin de emociones mezcladas, pero si puedes. Has de creer en ti, no has llegado gratis emocionalmente hasta aqui, seguro que como muchos, has luchado y sufrido. Valora lo que tienes, y sobre todo cree en ti.
  2. NO DUDES DE TI: No tengas miedo. Que no cunda el pánico, ante la duda frena. Piensa, valora pros y contras, pero no dudes de ti, puedes y debes ir a por tus sueños y tus ilusiones. Cuando dudes de ti, busca un lugar tranquilo para pensar y reflexionar, y despues avanza hasta conseguir lo que quieres.
  3. INVIERTE EN TI: Busca tiempo para ti, busca tus aficiones y realizalas, no vale de nada soñar si después no das el paso para cumplirlo. Si ves que estás perdido, busca ayuda, es la mejor inversión y la más gratificante que puedes hacer en tu vida. No tengas dudas sobre eso. Intentalo, y si no puedes pues busca recursos profesionales que en breve podran ayudarte.

En nuestra mente, pasan muchos pensamientos, pero si piensas negativamente estos pensamientos se convierten en realidad. TEn la mente abierta a posibles soluciones, no te escondas detrás de los problemas, eso podria ser lo más fatídico a nivel emocional que puediera sucederte. Abre tu mente y sobre todo, descubre tu lado positivo!

8 pautas para empezar de 0

No estás contento con tu vida? Protestas por todo? Todo te molesta? Tienes ganas de irte lejos?….
Si a estas preguntas has contestado que SI, puede ser que sea por tu malestar emocional, o por mil razones, que siempre llegas a la conclusión que necesitas y deseas empezar de 0.

A veces empezar de 0 es una buena alternativa y solución a tus problemas, pero no debes olvidar que ante todo hay que sanar algunas heridas emocionales, que seguramente tienen que ver con lo que te está causando este malestar. Se puede y es muy positivo empezar de 0, pero como te cuento, antes debes solucionar y curar heridas.

En este artículo voy a contarte como puedes empezar de 0, a obtener un cambio importante en tu vida, por ti y para tí.

1.- ESCÚCHATE: aprende a tener un ratito para expresar en voz alta y a solas como te sientes. Este ejercicio te permitirá extraer lo negativo y positivo, y que de tu propia voz escuches como te sientes y te vayas orientando.

2.- SE POSITIVO: ante todo controla tus pensamientos negativos, que no te absorvan ni te hagan desviarte de tus pensamientos y valoraciones positivas, apártalos y protegete de ellos.

3.- CONTROLA TUS EXPECTATIVAS: si piensas en lo que pasará, vas a equivocarte y vas a tener en ti unas limitaciones que son innecesarias y que posteriormente van a llevarte a bajar tu propia autoestima. Ten ilusiones, pero no te anticipes a lo que pueda pasar.

4.- DEFINE TUS OBJETIVOS: marca tu camino, que nada ni nadie te distraiga y lucha por lo que quieres conseguir.

5.- VALORA LO QUE TIENES: lo que has conseguido te pertenece, te ha costado mucho esfuerzo y es en definitiva lo que has querido. Ahora seguro que no es lo que deseas, pero no olvides donde has llegado y todo lo que tienes, tanto emocional como material.

6.- OLVIDA TU PASADO: no te guies por tus derrotas ni dificultades frustadas. El pasado, hay que olvidarlo pero sin perder lo que se ha aprendido, asi que ten en cuenta solo lo positivo y aprende de lo negativo.

7.- ACTUA: no te quedes parado, no te frenes, ponte manos a la obra. La felicidad y tu bienestar no van a venirte a buscar, cambia y actua con nuevos pensamientos y sobretodo positivos. Vas a ver como todo tu alrededor se modifica y lo ves desde otra perspectiva. Sal de esta zona de confort tóxica.

8.- ACEPTATE: todos tenemos aspectos positivos y menos positivos, aceptarlos es aprender a vivir mucho mejor, y por supuesto, intentar mejorarlos es también una de las mejores decisiones que vas a tomar para poder alcanzar tu bienestar.

¿Como cuidar de ti?

Cuando las personas formamos una família, incidimos en el hecho de cuidar y priorizar a los demás y esto muchas veces conlleva irnos dejando a nosotros mismos.

Hemos hablado muchas veces que es vital para que los demás estén bien que nosotros mismos debemos estar y mostrar buena salud emocional, pero a menudo se nos olvida como hacerlo, pues el ritmo de vida que llevamos, la mala gestión del tiempo y muchos condicionantes más, hacen que no seamos una prioridad a la hora de cuidarnos.

En este artículo os comento 6 tips para que cuides de ti, sin dejar a los demás;

  1. ACÉPTATE: eres tal cual, no aceptes juicios de los demás ni críticas que no sean constructivas.
  2. ESCÚCHATE: presta atención a tu cuerpo. Escucha lo que te quiere decir con manifestaciones a veces de dolor, de cansancio, de malestar…
  3. RELACIÓNATE: no te cierres, sal a tomar algo con gente, distrae a tu mente, es vital para cerrar emociones.
  4. PON LÍMITES: de vez en cuando tienes que decir hasta aquí, no puedo más.
  5. REGÁLATE TIEMPO: de calidad, tiempo para ti para lo que te gusta, para consentirte, meditar, pensar, sin hacer nada, en fin para lo que quieras.
  6. EXPRESA EMOCIONES: comparte tus sentimientos, emociones, preocuacions, no los reprimas, no sirve de nada quedarte todo para ti, eso no es la solución. Y si no encuentras a nadie de tu alrededor de confianza busca ayuda profesional, la hay de mucha calidad y te va a venir genial.

Ante todo, mira, escucha, observa a tu cuerpo en todo lo que quiere decirte. La mente a veces traiciona en muchos momentos pero el cuerpo es inteligente y nos muestra lo que tu corazon no sabe transmitirte.

Cuando sientas que no puedas más haz un reset. Coge un tarde para tí sola y empieza a anotar todo aquello que te incomoda, ya verás que cuando hayas terminado, no notarás que el problema es tan grave ni que requiere que pases tan malos ratos por esos motivos.

 

¿Te exiges demansiado? Consejos para mejorar tu exigencia

Muchos de los problemas de autoestima derivan de la exigencia que nos tenemos a nosotros mismos. Queremos llegar a todo y la mayoría de veces «quedar bien» sin tener en cuenta las consecuencias que a nosotros mismos nos comporta.

La suma de dichas consecuencias da como resultado el estrés, la ansiedad, la exigencia y la frustación hacia nosotros mismos, muchas veces derivada de los demás. A pesar de ello, no debemos dar al «culpa» a los demás, es en nosotros y en nuestro comportamiento donde debe prevaler el valor y la aceptación de nuestras actuaciones.

 

¿Como puedes saber si te estás exigiendo demasiado?

  • Quieres abarcarlo todo.
  • No sabes o no quieres delegar.
  • Gestionas incorrectamente el fracaso.
  • Te preocupa el que dirán.
  • Ves imposible aprender a decir NO.
  • Te enfadas cuando algo no te sale bien.
  • Piensas que la situación puede contingo.
  • Pasas más tiempo en el trabajo que con tu familia/amigos.

Cuando la mayoria de estas afirmaciones las cumples, debes hacer un planteamiento de tus actividades, tus exigencias hacia tu mismo y generar actividades que puedas derivar y delegar a los demás. Piensa que no eres imprescindible pero si necesari@ así que te animo a que sigas leyendo.

Que puedes hacer para empezar…

  1. Afronta los problemas sin demorarte.
  2. No sumes actividades, resta responsabilidades.
  3. Aprende cuando te equivoques: aprende de los errores.
  4. Disfruta del momento, del presente, de lo que tienes.
  5. Practica nuevas estrategias para ti.
  6. Pide ayuda a un profesional si ves que no puedes tu sol@.
  7. Date permisos más a menudo.
  8. Tiempo de calidad para ti; ¿lo tienes?
  9. Acepta tu cuerpo: cuídate.
  10. No dependas de nadie para ser feliz.

4 consejos para resolver un conflicto

El orgullo, la rabia, el malestar y muchas emociones más nos impiden resolver conflictos con otras personas. Muy pocas veces afrontamos estos conflictos y generamos más emociones tóxicas y por supuesto negativas que si gestionáramos mejor o con la persona adecuada no habría ni la mitad de los conflictos existentes.

Os ha pasado que ¿discutes con alguien o discrepas y sus palabras se repiten mil veces en tu cabeza generando un malestar brutal sin necesidad? ¿Para que acarrear con ello?, si hablando con la persona seguro que lo solucionamos.

Los conflictos humanos entre personas que convivimos van a existir siempre, pero no tienen porque eternizarse las emociones ni instaurarse en nosotros, aquellas que no queremos y que nos hacen daño, con lo cual ¿es mejor arreglar en conflicto o bien vivir con él? Creo que lo mejor es solucionarlo, hablarlo, exponer aquello que nos ha parecido inadecuado del otro y, aunque no se solucione al momento, poco a poco la cordialidad volverá a estar presente y tu bienestar también.

No olvides que hablar es la mejor solución para todo y para todos, pero muchas personas no son capaces de hacerlo al mismo momento que el otro, necesitan un tiempo de meditar, pensar, gestionar o decidir y estos momentos hay que respetarlos.

Para solucionar conflictos la base primordial es la actitud.  Si alguna de las partes tiene una actitud que no es abierta o empática y lo que hace es generar comentarios peyorativos, el conflicto será imposible de resolver.

En este artículo de aporto 4 claves para resolver conflictos que te van a ayudar mucho cuando vivas una situación que tengas que resolver.

  1. PIENSA ANTES DE HABLAR: No seas impulsivo. No te dejes llevar por emociones tóxicas.

  2. SE PACIENTE: Respeta tu turno de palabra. Deja que la otra persona se exprese.

  3. NO ATAQUES: Intenta respetar la opinión sin evadir el conflicto.

  4. MUÉSTRATE ABIERTO: No te cierres en banda, busca la objetividad, la empatía y la inteligencia emocional propia de la madurez. Escucha y posteriormente valora.

Y por supuesto ante cualquier conflicto, valora el conflicto en si, no a la persona. En todo caso la valoración personal que hagas a la persona irá en función de otros aspectos no del propio conflicto.

12 normas para no amargarte la vida

Cuando pasamos por problemas muy muy serios, aprendemos a simplificar las cosas, a relativizar lo que otros ven complicados pero sobretodo a valorar. Valorar lo que tenemos, da igual que sea mucho a poco, es lo que tenemos y lo que hemos de aprender a apreciar.

Los problemas del dia a dia, absorven mucha energia en controlar que se cumpla la rutina y procurar no generar estrés, pero a veces no es posible y acabamos agotados, amargados y con pocas fuerzas para proseguir con nuestros quehaceres.

En este post te doy 12 consejos para vivir el momento y disfrutar de la vida. Aplícalos!

1.- Déjate llevar por los pequeños placeres de la vida. Por minúsculos que sean.

2.- Intenta no aburrirte con lo que hagas.

3.- No busques en ti la perfección.

4.- Evita provocar o meterte en peleas. Aunque sepas que vas a ganar, gastas energia vacía.

5.- Agradece a la gente que te rodea, simplemente por estar a tu lado.

6.- Haz dieta si lo crees necesario pero busca alguna que no tengas que contar calorias. Esto estresa y no te conviene!!

7.- No te compares CON NADIE!

8.- Hazte fotos de lo que vives, pero que sean para ti, para recordar lo bueno.

9.- No culpes a tu mala suerte, y no busques culpables de lo que te pasa a ti.

10.- Pasa de lo que piensan de ti los demás.

11.- Perdónate. Busca reconciliarte con quien te pese o contigo misma/o.

12.- Si quieres cambiar algo de ti, hazlo, pero primero internamente; tus emociones y tus pensamientos van primero que nada.