,

4 alternativas para educar sin peleas

Los gritos, las peleas, los golpes… son acciones que los adultos utilizan para imponer a los hijos y que no son eficaces a largo plazo, sobretodo en la parte emocional. Estas actitudes solo sirven para amenazar, imponer y hacer coger miedo a los niños que de adultos lo único que aplicaran en sus relaciones será la violencia, puesto que lo que están aprendiendo es a hacer caso solo cuando hay una amenaza o temor.

Aprender a poner en práctica algunas alternativas, te ayudará a mejorar la relación con tu hijo, y sobretodo a prevenir posibles conflictos cuando sea adolescente.

Estas son las alternativas que puedes aplicar cuando notes una situación de conflicto y sobretodo de descontrol en casa:

  1. Aprendre a retirarte unos minutos: Cuando notes que la situación está descontrolada, que estás perdiendo los nervios y vas a empezar a chillar, o dar golpes, lo mejor que puedes hacer es retirarte de la zona donde está el conflicto. Cógete unos minutos para  relajarte y estructurar tu argumento cuando vuelvas a la calma.
  2. Reflexiona: Analiza porqué estás actuando así, si realmente has tenido un dia duro, estás en estado de agotamiento o bien si has perdido la paciencia. Estas son situaciones comprensibles por un adulto pero para tu hijo esto no existe o no entiende, solo valora lo que está viendo, con lo cual, lo mejor es analizar y valorar la acción del niño y no al niño como persona. Pregúntate si estás castigando al niño por su actitud  o bien te estás desahogando de tu malestar.
  3. Establece normas: Si quieres evitar situaciones conflictivas, es mejor tener unas normas pactadas y unos hábitos muy marcados. De esta manera los pequeños adquieren más seguridad y tienes más fuerza moral para dar alternativas a tus acciones. Recuerda que las normas deben de ser: – Claras y precisas, – Adecuadas a cada edad, – Deben de estar escritas y expuestas visualmente para todos los miembros, – Pactadas y pautadas – Deben ir acompañadas de consecuencias….
  4. Valora y escucha: El discurso de tu hijo es igual de válido que el tuyo. Todo se hace y dice con un porqué, Aprende a escuchar, valorar y atender a su demanda, esto puede darte mucha información importante a lo hora de educar, pues el niño te estará dando información de sus sentimientos y de sus necesidades.