6 técnicas para reducir la ansiedad

Me gusta definir la ansiedad como aquél ángel de la guardia que tenemos todas las personas y que en ocasiones se despierta para alertarnos de que algo en nuestra mente y cuerpo no funciona como desearíamos.

La RAE  define la ansiedad como “El estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo”, y hay que salir en su defensa ya que no toda la ansiedad es mala o negativa.

Hemos de aprender a vivir con ese ángel de la guardia tanto en lo positivo como más negativo puesto que no en todas las personas el efecto de sufrir ansiedad es el mismo. Cuando no sabemos afrontar la ansiedad nos provoca muchos cambios fisiológicos y mentales que nos llevan a vivir en constante malestar.

La parte buena de la ansiedad es que nos ayuda a estar en alerta y como decía en el párrafo anterior hace que empecemos a modificar nuestra actitud ante diversos cambios emocionales de los cuales se nos avisa mediante nervios, inquietudes, dolores musculares, estrés, etc.

Cuando sufrimos ansiedad que derivamos a llamarla negativa, nuestro cuerpo lo nota y empieza a tener estereotipos sistémicos como por ejemplo miedos, fobias, obsesiones, trastornos, etc. Por eso es básico arraigarla en los primeros síntomas que se manifiesta.

Te comento algunas técnicas iniciales que pueden ayudarte a combatir la ansiedad:

  • Duerme y aliméntat bien: lo que necesites, y si no cumples la mínima de horas, al menos descansa mentalmente, come cantidades correctas y ten hábitos saludables.
  • Mantén activado el sentido del humor.
  • Piensa en positivo: interpreta las cosas de manera positiva.
  • Evita crearte expectativas de nada o de alguien.
  • No te preocupes por nada que no dependa de tí.
  • Evita automedicarte, no sirve de nada y es muy negativo.