8 claves para poner límites a tus hijos

 

A partir de los 2 años, los niños ya empiezan a tener criterio propio y no siempre es facil saberlos encaminar hacia donde nos gustaria a nosotros, los padres.

Sabemos que un NO da pie a una pataleta, a un comportamiento de rabieta pero a pesar de que no nos guste, hemos de insistir con nuestro criterio y cuando decimos un NO debemos seguirlo de una explicación. Si esta conducta como padres la vamos ejerciendo, llegará un momento que el niño entenderá que el NO es una negación por un bien suyo y no por una contra de sus padres.

Como deciamos, esto podemos irlo practicando a partir de los 2 años, cuando el niño nos pida cualquier cosa que nosotros entendemos que la respuesta debe ser No, lo mejor será seguirlo de un argumento o de una explicación, para ir evitando y espaciando asi las pataletas. Puedes leer más sobre rabietas  https://www.taticortes.es/8-tips-para-que-tu-hijo-de-haga-caso/

A continuación os expongo  las 8 claves para poder poner límites a tus hijos, para que te hagan caso y además, crear un clima de convivencia adecuado y coordial en tu hogar familiar:

Los niños que tienen límites tiene respeto hacia sus emociones y también orden emocional que conlleva a tener seguridad y disciplina positiva en sus actuaciones.

1.- REFUERZA LO POSITIVO

Los niños mejoran sus actutudes con refuerzo positivo, ya que así no llaman la atención de manera negativa, pues ven que su buen comportamiento también es reforzado y valorado.

2.- CONTROLA TUS EMOCIONES

Cuando pongas límites mira de controlar tus emociones, intenta aparcarlas y centrarte en el tema que te ocupa. No decidas ni te precipites si tus emociones no són nítidas. Espera, piensa, reacciona con cautela y actúa.

3.- SÉ OBJETIVO

Pon límites y consecuencias según la edad. Varia tambíen según su carácter y actividades que realizan. Frena siempre antes de actúar, busca las alternativas posibles y cuida de sus emociones.

3.- CASTIGA LA CONDUCTA, NO A TU HIJO

No apartes a tu hijo de tu vista jamás, no sirve de nada. Si castigas, hazlo a su conducta no a él fisicamente. Verbaliza lo que consideras que está bien o mal, pero nunca castigues al propio hijo, siempre a la conducta.

4.-EXPLICA EL PORQUÉ

Dale explicaciones, no vale el porqué si, porque lo digo yo, porque es asi y punto…. en estas explicaciones no hay aprendizaje ni memoria solo hay miedo y refuerzos negativos. Argumenta tus conductas y tus limitaciones hacia él.

5.-ACTÚA CON FIRMEZA

Cuando pongas un castigo o una norma, no la quites y medita si podrás cumplirla. Si esto no lo cumples, tu credibilidad se va por los aires y su “mala” conducta se va a volver a repetir porque no servirá de nada tu aviso.

6.-DA OPCIONES

Da alternativas a su conducta, porque no hacias esto, lo otro … los niños son muy impulsivos y solo ven una via para salirse con la suya y actuar negativamente. Los adultos son los que debemos dar alternativas y opciones a sus impulsos y actuaciones.

7.- MARCA Y GUARDA DISTANCIAS

Unos padres deben tener confianza con sus hijos y por suspuesto al revés también, pero jamás hablarles como hablan a sus amigos, utilizar un lenguaje coordial y amable, sin chillar ni insultar, marca la distancia y el respeto hacia los progenitores y en consecuencia hacia las personas mayores.

8.- EXPONE ALTERNATIVAS

Si les dices alternativas y opciones, hará que el límite se cumpla igualmente pero con orden y con coherencia,  y por supuesto esta actitud será valorada y llebada como un buen aprendizaje.