Carnots, adenoides… fuera!!

Con este artículo, no pretendo concienciar a las familias, ni a los profesionales, es meramente un opinión consecuencia de la experiencia que abarca el antes y el después de la reeducación de los pacientes que han estado intervenidos de carnots, adenoides y vegetaciones, al igual que la reducción de amígdalas.

Las adenoides, carnots o vegetaciones son los TEJIDOS que hay al final de los agujeros de la nariz. En los niños es un TEJIDO especialmente grande que impide una buena respiración y gestión de las mucosidades, generando una continuidad en las mucosas (siempre tienen mocos) y una atrofia en la voz, puesto que tienen que realizar un sobreesfuerzo en la respiración. Son unas glándulas que forman parte del sistema de defensa contra las infecciones en la infancia, que el organismo tiene situadas en la garganta. Se encuentran situadas en la parte posterior de la nariz, justamente por detrás del paladar y de la campanilla. Las vegetaciones van aumentando de tamaño, desde el nacimiento hasta aproximadamente los cuatro años, para luego ir disminuyendo hasta desaparecer en la edad adulta.

 

Porque siempre aconsejo que cuando hay estos tejidos, se acuda a un especialista y se extraigan?

Pues porque muchas veces ocasionan otitis, lo cual repercute en un dolor constante sobretodo en niños muy pequeños (entre 3 y 6 años). Es una intervención sencilla, con una reeducación corta y cuyas consecuencias son espectaculares.

Los mocos acumulados en las fosas nasales pueden pasar al oído medio por un conducto llamado trompa de Eustaquio. Para evitar que los mocos se acumulen en el oído y se infecten … podeis seguir estas premisas:
– Sonarse menudo es una buena medida de higiene que nos permitirá tener la nariz menos congestionado y que los mocos pasen menos en la oreja.
– Hacer lavados nasales con agua de mar o suero … sobre todo recomendable cuando no hacen limpio sonando y evidentemente, en los más pequeños que todavía no dominan la técnica del pañuelo.
– Inflar globos: La presión que hacemos a la vía alta en inflar globos ayuda a mejorar el funcionamiento de la trompa de Eustaquio … y además con los niños mayores puede ser bien divertido!

Es importante siempre acudir  a un especialista para que aconseje lo mejor para cada caso, pero cuando hay algo en el cuerpo que no procede y que perjudica es mejor sacarlo fuera. Una vez se han extraído, hay casos en los que requiere una intervención logopédica y casos que no es necesario puesto, dependerá de cada caso. Sea como sea, es importante acudir a un logopeda para escuchar la mejora de su voz y poder realizar algunos ejercicios de reeducación.