5 acciones como padres en la etapa del «porqué»

Os suena esta etapa? Seguro que todos los padres alguna vez os habéis quedado sin respuesta debido a su insistencia.

Esta etapa es normal, y por supuesto BUENÍSIMA, aunque a veces nos agotan sus “porqués y sus preguntas”. Demuestra que tu hijo tiene curiosidad, interés y a la vez creatividad en todo lo que le rodea, no le frenes con tus silenciosos, pero cálmale con tus respuestas.

Lo que puedes hacer es lo siguiente:

1.- Antes de responderles hazles pensar.

2.- Capta cuando su porqué es un desafio.

3.- Responde a sus preguntas (a la primera) dándole importancia.

4.- Sino tienes una respuesta al momento, delega o date tiempo para responder.

5.- Hay porqués que no tienen respuesta, como por ejemplo; porque no puedo ir a dormir tarde? esta respuesta no hay más que un porqués, es simplemente, INNEGOCIABLE.

8 tips para que tu hijo te haga caso

A partir de los 2 años, los niños ya empiezan a tener criterio propio y no siempre es fácil saberlos encaminar hacia donde nos gustaría a nosotros, los padres.

Sabemos que un NO da pie a una pataleta, a un comportamiento de rabieta pero a pesar de que no nos guste, hemos de insistir con nuestro criterio y cuando decimos un NO debemos seguirlo de una explicación. Si esta conducta como padres la vamos ejerciendo, llegará un momento que el niño entenderá que el NO es una negación por un bien suyo y no por una contra de sus padres.

Como decíamos, esto podemos ir practicando a partir de los 2 años, cuando el niño nos pida cualquier cosa que nosotros entendemos que la respuesta debe ser No, lo mejor será seguirlo de un argumento o de una explicación, para ir evitando y espaciando así las pataletas.

Para que los niños hagas caso, han de ver seguridad, rotundidad y comprensión frente al NO, sino no lo perciben como algo negativo sino como algo caprichoso por parte de quien niega la acción.

Con lo cual :

1.- Mantén tu posición firme, no te dejes manipular por el chantaje emocional (los niños son unos expertos).

2.- Pon unas normas básicas, lo más pronto posible, escritas y visibles, si quieres haz dibujos de la propia acción.

3.- Da tiempo para aprender, adaptar y aplicar estas normas. Irán variando según la edad y las necesidades familiares.

4.- Valora su esfuerzo, no desmerezcas su implicación e insiste en recordar lo bien que sabe hacerlo.

5.- Hablar las cosas, las decisiones y los planes. Anticipa las actividades si sabes que tu hijo le cuesta adaptarse a lo desconocido o nuevo.

6.- Advierte pero no amenaces. No más de tres veces, porque sino la consecuencia no tiene validez.

7.- No tengas miedo a las pataletas. Son fruto de sueño, hambre o incomodidad emocional por alguna cosa, solo es eso.

8.- Establece rutinas, no es bueno improvisar ni dejar de cumplir horarios, aunque sea verano.

 

Muchas madres y padres, quieren complacer a sus hijos en todo. Y en parte es bueno y normal, pero vamos a ponerles límites a los hijos, porque la ausencia de limites provoca mucho malestar en uno mismo, en la pareja y en la familia al completo.

Para tener un rol adecuado, lo mejor es saber que papel tienes adjudicado en la convivencia y así poder delegar y no cargarte con todo el trabajo que no tiene porque corresponderte y/o corresponderos a los padres.

  1. Haz una lista de tus ataduras y presiones: ten claro lo que te agobia y lo que no te deja tu tiempo diario para tus cosas.
  2. Busca el equilibrio; trabajo-familia-ocio-pareja-descanso.
  3. Evita la perfección; tienes que aprender a vivir con el error. No te compares con nadie, ni con tu pareja.
  4. Disfruta de lo que tienes, y vive intensamente el camino que estás siguiendo.
  5. Rodéate de personas que te valoren a tí, no a tus apariencias, ni tus costumbres.
  6. Confórmate con lo que tienes; no puedes vivir pensando en que harías si tuvieras más o si fueras de otra manera.

Fechas Taller Autoestima 2019

En mi  taller “Suelta tu mochila”, trabajaremos los 4 pilares sobre los cuales hay que mejorar tu AUTOESTIMA

  • Autoconcepto: qué piensas de ti mismo.
  • Autoimagen: qué opinión tienes de tu aspecto.
  • Autorefuerzo: en qué medida te premias y te gratificas.
  • Autoeficacia: cuánta confianza tienes en ti mismo

Son pilares interrelacionados que nos ayudan a cambiar las creencias que tenemos y los prejucios respecto nosotros mismos.

En este taller, vamos a desgranar las 4 dimensiones de la autoestima que necesitamos entrenar para ir creciendo en nuestra autovaloración.

El  AUTOCONCEPTO

No podemos saber donde vamos, sino sabemos de donde venimos.  En este taller, vamos a explorar distintas técnicas que nos ayudarán a profundizar en nuestra realidad: quién soy, cuáles son mis fortalezas y cuáles son mis debilidades.

La ACEPTACIÓN

Sabes que hay cosas que no se pueden cambiar. Te empeñas por los demás en hacerlo, por etiquetas que te han inculcado pero que tu ni reconoces. Por ejemplo, queriendo que tu jefe/pareja/hijos/padres/amigos…(incluso tú) sean de otra manera. En este taller, nos vamos a aceptar y aprender aquello que no debemos cambiar porque a nosotros ya nos compensa.

El AUTOREFUERZO

Ante un conflicto, ¿qué me está impidiendo invertir energía y tiempo en aquellas áreas sobre las que sí tengo control? Porqué tendemos a ser negativos, a no valorarnos y jamás reforzarnos con alguna cosa. Encontraremos la coherencia entre lo que piensas, lo que dices y lo que realmente haces, esto te ayudará en tus decisiones y frustaciones.

CONFIAR en TI

Profundizaremos en nuestra capacidad para establecer límites y cómo nos movemos ante el conflicto. Técnicas para volver a confiar en ti, en tus posibilidades y en tus habilidades. Todo lo que quieras hacer en la vida, lo que quieras aportar al mundo que te haga feliz, vas a conseguirlo. Te enseñaré los pilares básicos para tener una autoestima sana y todo lo que ello te puede aportar.

 

Qué conseguirás a través de este TALLER de autoestima

EMOCIONARTE

CONOCERTE

APRENDER

VENCER PREOCUPACIONES

SER FELIZ

 

¡ Descubre que EL PROBLEMA NO ERES TU, SINO LA FORMA EN QUE TE MIRAS!

Pide información

info@taticortes.es

https://www.taticortes.es/talleres-conferencias/

 

FECHAS

FEBRERO:

3 – TARRAGONA

17 – MURCIA

MARZO

10 – VALENCIA

ABRIL

7 – SEVILLA

13 – SANTANDER

MAYO

12 – BARCELONA

8 claves para poner límites a tus hijos

 

A partir de los 2 años, los niños ya empiezan a tener criterio propio y no siempre es facil saberlos encaminar hacia donde nos gustaria a nosotros, los padres.

Sabemos que un NO da pie a una pataleta, a un comportamiento de rabieta pero a pesar de que no nos guste, hemos de insistir con nuestro criterio y cuando decimos un NO debemos seguirlo de una explicación. Si esta conducta como padres la vamos ejerciendo, llegará un momento que el niño entenderá que el NO es una negación por un bien suyo y no por una contra de sus padres.

Como deciamos, esto podemos irlo practicando a partir de los 2 años, cuando el niño nos pida cualquier cosa que nosotros entendemos que la respuesta debe ser No, lo mejor será seguirlo de un argumento o de una explicación, para ir evitando y espaciando asi las pataletas. Puedes leer más sobre rabietas  https://www.taticortes.es/8-tips-para-que-tu-hijo-de-haga-caso/

A continuación os expongo  las 8 claves para poder poner límites a tus hijos, para que te hagan caso y además, crear un clima de convivencia adecuado y coordial en tu hogar familiar:

Los niños que tienen límites tiene respeto hacia sus emociones y también orden emocional que conlleva a tener seguridad y disciplina positiva en sus actuaciones.

1.- REFUERZA LO POSITIVO

Los niños mejoran sus actutudes con refuerzo positivo, ya que así no llaman la atención de manera negativa, pues ven que su buen comportamiento también es reforzado y valorado.

2.- CONTROLA TUS EMOCIONES

Cuando pongas límites mira de controlar tus emociones, intenta aparcarlas y centrarte en el tema que te ocupa. No decidas ni te precipites si tus emociones no són nítidas. Espera, piensa, reacciona con cautela y actúa.

3.- SÉ OBJETIVO

Pon límites y consecuencias según la edad. Varia tambíen según su carácter y actividades que realizan. Frena siempre antes de actúar, busca las alternativas posibles y cuida de sus emociones.

3.- CASTIGA LA CONDUCTA, NO A TU HIJO

No apartes a tu hijo de tu vista jamás, no sirve de nada. Si castigas, hazlo a su conducta no a él fisicamente. Verbaliza lo que consideras que está bien o mal, pero nunca castigues al propio hijo, siempre a la conducta.

4.-EXPLICA EL PORQUÉ

Dale explicaciones, no vale el porqué si, porque lo digo yo, porque es asi y punto…. en estas explicaciones no hay aprendizaje ni memoria solo hay miedo y refuerzos negativos. Argumenta tus conductas y tus limitaciones hacia él.

5.-ACTÚA CON FIRMEZA

Cuando pongas un castigo o una norma, no la quites y medita si podrás cumplirla. Si esto no lo cumples, tu credibilidad se va por los aires y su «mala» conducta se va a volver a repetir porque no servirá de nada tu aviso.

6.-DA OPCIONES

Da alternativas a su conducta, porque no hacias esto, lo otro … los niños son muy impulsivos y solo ven una via para salirse con la suya y actuar negativamente. Los adultos son los que debemos dar alternativas y opciones a sus impulsos y actuaciones.

7.- MARCA Y GUARDA DISTANCIAS

Unos padres deben tener confianza con sus hijos y por suspuesto al revés también, pero jamás hablarles como hablan a sus amigos, utilizar un lenguaje coordial y amable, sin chillar ni insultar, marca la distancia y el respeto hacia los progenitores y en consecuencia hacia las personas mayores.

8.- EXPONE ALTERNATIVAS

Si les dices alternativas y opciones, hará que el límite se cumpla igualmente pero con orden y con coherencia,  y por supuesto esta actitud será valorada y llebada como un buen aprendizaje.

 

 

Mi hijo adolescente quiere irse de casa. ¿Que puedo hacer?

A menudo nos encontramos con familias muy preocupadas porque su hijo adolescente quiere irse de casa. ¿Te suena?

La adolescencia es la época de la rebeldía, de llevar la contraria para creerse superior y sobretodo época hormonal tanto para chicos como para chicas en las que las hormonas insitu ocupan un papel muy importante en su comportamiento.

Pero no vamos a dar la «culpa» a las hormonas, aunque como decimos parte de consecuencia tienen!.

Cuando convivimos con un adolescente, hemos de tener claro que su mente, su cuerpo, sus emociones… están alteradas o diversificadas la mayor parte del día, así que puede ser que a lo largo del día el adolescente pase por diferentes emociones y nos desconcierte de tal manera que veamos en él/ella un gran desconocido/a.

No es de extrañar que de un día para otro nuestro «niño» nos diga que quiere irse de casa, o bien empecemos a notar que no pasa gran parte del día con nosotros como hacía antes. También puede pasar que no salga de casa, que se encuentre inmerso en su ordenador, sus juegos, el móvil etc.

¿Que podemos hacer?

Hemos de respetar estos periodos de sensibilidad, de vulnerabilidad, de tristeza, de cambios bruscos y sorprendentes, aunque a veces nos cueste el orgullo paterno-materno.

Entender los sentimientos de una persona en la etapa adolescente, no es lo mismo que compararlo con nuestra adolescencia, pues este pensamiento nos llevará a los padres al rechazo de nuestros hijos porque no se van a sentir comprendidos.

Lo primero que debemos hacer es respetar su estado emocional y a la vez entender que están cambiando y que no pueden hacer nada contra ello.

De hecho estamos hablando siempre verso estas actitudes de niños/niñas adolescentes que han pasado por una infancia estable, rica emocionalmente y llena de amor.

Si en algún caso la infancia no ha sido como se describe, puede ser que el adolescente pase de un estado de ánimo a otro con episodios de agresión, inserción en diferentes vicios y sintonías tóxicas al igual que las compañías. Por eso es muy importante la observación, la relación y la atención de los padres para poder detectar cualquier tipo de desorden emocional.

Cuando un adolescente quiere irse de su lugar natal, está buscando una huida fácil según él, puesto que lo más probable es que se sienta incomprendido o no aceptado.

 

Pero no hay nada perdido, hemos de normalizar la situación y no alterarnos ni dramatizar. Si nos ponemos a pensar, esa actitud de irnos o de marcharnos de un lugar donde nos sentimos incomodos lo hemos pasado todos en algun momento de nuestras vidas.

Ante esta situación vamos a actuar;

  • Mantén la calma.
  • Hablar; es la única vía para poder entenderse.
  • Ponte en su lugar.
  • Analizar pros y contras.
  • Buscar soluciones alternativas.
  • No prohibir.
  • «Generar» mucha paciencia.
  • Comprender porqué pasa eso.
  • Buscar porqué huye de manera conjunta.

Jamás dejes de abrazarle, a ratos, a momentos, cuando menos creas que lo necesite… el contacto físico es muy importante aunque de entrada les produzca rechazo.

Las consecuencias emocionales en los niños, cuando oyen discutir a sus padres

Hoy os comparto un post que hemos escrito junto a @planetamamy que os va a encantar a los padres y madres.

En este artículo voy a daros 8 motivos y consecuencias emocionales que afectan los niños para que no discutáis delante de vuestros hijos, y para que, a ser posible, evitéis gritar en su presencia:

  • Tiene miedo: como decía anteriormente, estas discusiones les genera miedo, e incertidumbre, y en ocasiones también les puede producir ansiedad, que de manera innecesaria les estamos inculcando.
  • Sentimiento de culpabilidad: al no saber porque discuten los adultos, los niños tienden a pensar que es por ellos, porque se han portado mal, o porque los padres no están contentos de su comportamiento.
  • Trastornos emocionales: les genera una baja autoestima, que posteriormente les afectará a lo largo de su vida.
  • Imitaran el comportamiento negativo: ya sabemos que los niños imitan más que escuchan, entonces esto puede generar que reproduzcan este comportamiento negativo con cualquier persona.Llamadas de atención: debido a su falta de seguridad y autoestima, van a generar comportamientos negativos y llamadas de atención que van a aumentar este descontrol emocional.
  • Traumas psicológicos: ver discutir a sus pilares les produce tales traumas que por supuesto necesitaran ayuda para ordenar, digerir y aceptar muchas de las actitudes negativas que han tenido los padres en su presencia.
  • No aprenden a comunicarse: escuchan gritos, chillidos, etc, los niños que ven a sus padres discutir, difícilmente puedan llevar a cabo una discusión con otra persona de manera civilizada, pues no es el comportamiento ejemplar que habrán visto de sus padres.
  • Afecta a su inteligencia emocional: por supuesto que sus emociones se ven dañadas y muy afectadas. Este hecho conlleva a tener que trabajar sus emociones y su inteligencia emocional basada en la comprensión y en la escucha hacia nuevas emociones.

Pero que ni cunda el pánico ni afloren esos sentimientos de culpa que enseguida nos invaden por todos los motivos que acabo de exponer, porqué hay soluciones, hay recursos y existen actuaciones que podemos llevar a cabo para evitar discutir delante de nuestros hijos. A continuación, las expongo. Léelas con calma, con tu pareja y tratad de compartirlas y comentar cada una de ellas, para buscar, entre los dos, las mejores opciones para vuestro hogar.

Recursos para evitar discutir delante de nuestros hijos: Para seguir leyendo pulsa el enlace de esta web y podrás ver el artículo completo. 

https://www.planetamamy.com/2018/11/discusiones-delante-de-los-ninos.html/

 

 

7 claves para fomentar la autoestima de los niños

Los niños igual que los adultos tienen su propia autoestima. Esta es derivada y construida por las influencias, vivencias, recursos y opiniones que los adultos hemos ido transmitiendo a lo largo de toda su corta vida.

En la consulta veo muchos niños que no se concentran, que son incapaces de aprender y no por sus pocas o escasa capacidades cognitivas sino por un bloqueo emocional producido por una baja autoestima.

El concepto que los niños tienen de ellos mismos tiene como digo, mucha parte de lo que hemos transmitido los adultos; contestaciones, comentarios, gestos, miradas… todo ello a sumado y permitido que el niño piense bien o mal de él mismo.

Por todos estos motivos y por cuidar la autoestima de nuestros pequeños, os daré 8 claves para fomentar su autoestima, además de ser concientes como padres y adultos que somos ejemplos las 24 horas.

Tengamos presente que los niños aprenden más por lo que ven que por lo que escuchan.

1.- Acéptalo tal y como es.

Cuando estés con tu hijo no le critiques, no quieras cambiarlo. Si el se siente aceptado, indirectamente se sentirá valorado, querido y amado, sumando su autoestima.

2.- Celebra lo positivo.

Fomenta todo aquello que sea bueno para él y para su educación y formación. Dale importancia a lo positivo y una relativa importancia a lo negativo.

3.- Ponle límites.

Estos le harán adquirir seguridad, motivación, confianza y firmeza en sus actos y en sus comportamientos, ya que los límites implican normas muy importantes.

4.- No compares.

Cada uno es como es. Aceptarle implica no compararle. Los hijos son únicos en su esencia y comportamiento. Si tiendes a compararlo evítalo, pues se dispersa su personalidad y su descontrol, fomentando de esta manera su seguridad.

5.- Tu autoestima es un ejemplo.

Muestra tu autoestima, que vea como te cuidas, como te valoras, las cosas relativas y de poca importancia para que el te imite y aprenda a quererse.

6.- Deja que se equivoque.

Si no se equivoca no va a aprender. No le hagas las cosas que sabe hacer de esta manera no aprende ni puedes darle pie a equivocarte. Los errores y la superación de los mismos serán sus mejores aprendizajes, deja que se equivoque.

7.- Cariño constante.

Ofrecele cariño, dale muestras de amor constantemente. Sentirse acogido, abrazado y amado será la base de aprender a tolerar la frustración y en consecuencia quererse más.

Como saber si estás enseñando a tener buena autoestima a tus hijos

Los padres somos un espejo para nuestros hijos, en todo. Nos quejamos que nuestros hijos no escuchan pero os aseguro que imitan todo, y por supuesto las emociones.

Los adultos hemos de cuidarnos, de protegernos, de mimarnos, de dedicarnos tiempo y hobbys, de tener valores, de guardarnos espacios para compartir o bien de soledad.

Estos hábitos harán que poco a poco vayas favoreciendo tu autoestima y vayas dedicándote todo el tiempo que antes no habías invertido en ti.

En realidad,

¿que es la autoestima? Es la valoración que tenemos de nosotros mismos. Esta valoración la hacemos en base a sensaciones, experiencias y conceptos que hemos vivido y sentido a lo largo nuestra vida.

Como saber si tienes una buena autoestima, como padres

Gozas de buena autoestima si tienes la capacidad para enfrentarse y resolver retos, además de pensar de ti positivamente.

Si tienes una baja autoestima cuando tus pensamientos son negativos y además tienes y sientes frustaciones constantes de fracaso emocional, físico, laboral, etc.

¿Tus hijos tienen una buena autoestima?

  • Es extremadamente tímido/a
  • Evita hacer juegos colectivos
  • Tiene fracaso escolar
  • No le gusta hablar ni comunicarse
  • Tiene  algún episodio de agresión
  • Pataletas descontroladas
  • A veces llora
  • Expresa pocas emociones en público
  • Miente con frecuencia

Si tu hijo tiene 4 o más indicadores de los comentados, sería conveniente acudir a un profesional para poder frenar estas actitudes, y además ayudarías a darle pautas para modificar dicha actitud y mejorar en sus emociones.

Recuerda que es muy importante que tu, como padre/madre, muestres que te quieres, que te respetas, que te valoras y porque no, te admiras. Expresa todo ello delante de tu hijos para que ellos vayan absorviendo y mejorando e

Tips para enseñar a tu hijo a compartir y ser generoso

A partir de los 4 años, los niños son muy impulsivos, posesivos y un tanto egoístas, pues no tienen la capacidad de prestar y saber que es algo muy común en nuestra sociedad.

Sus reacciones no gustan a la mayoría de padres porqué este malestar lo expresan a gritos o pegando o con muchas rabietas, y por supuesto para los padres es difícil de gestionar.

También es cierto que a esta edad, los niños son atraídos por el juego conjunto, y dejan atrás los juegos solitarios y tranquilos. Buscan compartir su tiempo porqué de él no son conscientes pues es algo abstracto, en cambio de lo material como son sus juguetes y pertinencias si son conscientes, lo valoran y lo poseen.

Que podemos hacer para fomentar la generosidad?

  • Jugar en casa usando juegos donde se comparta y se respecten los turnos.
  • Resolver conflictos con él, aportando nuevas alternativas y soluciones.
  • Gestionar emociones conjuntamente.
  • Respetar sus cosas, sus juguetes y sus momentos de juego.
  • Da ejemplo, es la base para cualquier aprendizaje.
  • Evita los castigos si no quiere compartir.
  • Respeta sus sentimiento de posesión y no le obligues a compartir, pero cuéntale porque es positivo compartir.
  • Demuestra tu generosidad delante y con él.
  • Investiga porqué le cuesta dejar las cosas.
  • No le des muchos juguetes a la vez, intenta compaginarlos y cambiarlos a menudo.

 

Si trabajamos estos valores, nuestros hijos lo agradecerán pues les estamos enseñando a valorar la generosidad y la reciprocidad en cuanto a nuestros gustos.

Ellos deberían de saber que es bueno dar para recibir a nivel temporal ya que los juguetes prestados son por un tiempo e igual que nos gusta que nos dejen algo que no es nuestro a los amigos también les puede pasar.

7 actitudes de un adolescente depresivo

Cada vez es más frecuente que los adolescentes se encuentren sumergidos en una depresión mayor. El manual de detección de dichas enfermedades, el DSM- IV, cuya base científica es empleada a nivel mundial, manifiesta los siguientes síntomas como indicadores de un estado depresivo mayor en adolescentes.

  • Perdida o aumento de peso, de una forma rápida.
  • Tristeza continua en todas las actividades.
  • Baja autoestima.
  • Aislamiento social.
  • Insomnio o pocas horas de sueño de calidad.
  • Pensamientos negativos hacia su persona e incluso suicidas.
  • Poca energía para todo.
  • Problemas de concentración.
  • Dificultad para decidir cosas simples.
  • Sentimientos permanentes de culpabilidad.
  • Inexistencia de dialogo de cualquier tema.

 

Para poder detectar de manera precoz la depresión, deben de existir almenos 5 de estas actitudes. Es importante remarcar que la valoración de las mismas dependerá del comportamiento anterior a la observación de la conducta, es decir, si un adolescente siempre se ha mostrado con alguna de estas actitudes, no significa que exista depresión, solo debemos contemplar la sospecha cuando antes de la observación y evaluación estas actitudes eran inexistentes.

¿Que podemos hacer ante estas actitudes?

  1. Observa a tu hijo durante dos semanas: si estos comportamientos no varían pide ayuda externa de un profesional.
  2. Habla con él en confianza.
  3. Evita juzgarle.
  4. Propón alternativas.
  5. Intenta convencerle de que toda ayuda mejorará su situación emocional.