,

Claves para educar a tus hijos

Cada vez es más habitual encontrarnos con padres y madres que resuelven sus problemas a gritos e incluso con determinada agresividad.
No hay que encontrar excusas y nada justifica una agresividad pero los gritos, son recursos fáciles ante la impotencia y la mala gestión de no haber puesto límites cuando los hijos son pequeños.

Las prisas del día a día, la mala organización, el trabajo, la falta de auto control, los problemas emocionales que se acarrean desde la infancia y que afectan a la educación de nuestros hijos, son algunas de las excusas o motivos que podemos encontrar ante las sesiones de coaching familiar, cuando los padres quieren reconducir situaciones incontrolables e insoportables.

Ya es mucho que acudan a pedir ayuda y asesoramiento, a la vez que es uno de los recursos más importantes para poder como decíamos reconducir la situación que hay en el hogar, el hecho de tener ganas y motivación para hacerlo.

Algunas de las claves que damos en las sesiones para poder orientar a los padres son las siguientes, aunque dependerá de los casos, de la edad de los niños y por supuesto de como esté la situación en la actualidad.

A grandes rasgos, si te identificas con comportamientos y situaciones citadas en este artículo, puedes probar de seguir estos tips que van a venirte muy bien para valorar e intentar reconducir la situación que tienes en casa y además vas a poder analizar en que punto estás antes de empezar una terapia a nivel familiar.

– DIALOGA CON TUS HIJOS: no les impongas tu criterio, escúchales y habla mucho con ellos, mirándoles a los ojos. Los niños han de notar que les escuchamos, si hablamos con ellos estando en habitaciones distintas o bien haciendo actividades distintas, entonces no hay complicidad y el dialogo cada vez es más incoherente.

– NO DECIDIDAS POR ELLOS: según la edad, tu tienes el poder de decidir sus actividades, pero cuando ya tienen criterio, lo más adecuado para evitar frustraciones a medio curso es que decidan ellos con vosotros.

– DALES TIEMPO PARA JUGAR: no les agobies con mil actividades, los niños necesitan jugar, distraerse, eso es tiempo de calidad para ellos, y si tu además juegas con ellos, ya es lo más.

– MENOS COSAS MATERIALES: muchos padres compensan con juguetes su amor o su dedicación. El niño le gusta y está contento pero emocionalmente no le llena nada como jugar y estar con sus padres, no sustituyas lo material con tu tiempo con ellos.

– MÁS AMOR Y CARIÑO: sé afectivo, muestraselo con gestos de amor y cariño lo que sientes por el, díselo verbalmente. Intenta buscar ocasiones donde haya muestras de ello para poder compensar la ausencia durante el día.

– EVITA DIFERENCIAS ENTRE HERMANOS: a pesar de que ellos son totalmente diferentes, no hagas diferencias, dales lo mismo a los dos, y muestrale lo que sientes a la vez, porque de esta manera evitaras herir sus emociones.

– PON LÍMITES Y NORMAS SEGÚN SU EDAD: Poner normas y límites es la mejor herencia emocional que puedes dejarles. Esto les da seguridad y hábitos necesarios e imprescindibles para su autoestima y autocontrol emocional.