,

Como enseñar a tolerar la frustación a tu hijo

La frustación es un sentimiento que se origina en las personas cuando no pueden conseguir lo que quieren.

No hay distinción entre el tratamiento de la frustación entre niños, adolescente y/o adultos. El sentimiento es el mismo, lo que cambia es el  motivo por el cual uno se frusta.

Pero realmente ¿es un problema que mi hijo no tolere la frustación? Evidentemente SÍ. El hecho de no hacerlo conlleva a tener comportamientos muy negativos y tóxicos que perjudican la convivencia y dificultan su educación emocional. Esto puede llevar a que su comportamiento en su adultez sea déspota, desagradable, intolerante, agresivo  y sin afecto de nadie que le rodea debido a todas esas actitudes.

Es por ello, que el tema de la frustación debe tratarse en la niñez para evitar dichos problemas, pero hay muchos padres que no saben identificar cuando su hijo tiene dificultades para tolerar la frustación.

¿Como detectar que mi hijo no tolera la frustación?

Si hace estas actitudes y su reacciones son:

– Gritar, agredir, romper cosas,  mostrarse insoportable, exigir, pedir descontroladamente a todas horas.

Cuando…

  • Quiere algo y no lo consigue.
  • Alguien le dice algo que no es de su agrado.
  • No se le hace caso cuando se toman decisiones.
  • No aceptar las normas o los límites.

Los padres debemos ayudar a hacer entender a los hijos que no siempre se consigue todo lo que se desea y  cuando eso ocurre hemos de saber afrontarlo de forma razonable.

Actuaciones para enseñar a mi hijo a tolerar la frustación

  1. Da ejemplo
  2. Convierte la frustación en aprendizaje
  3. Pon límites claros y adecuados a cada edad.
  4. Enséñale a pedir ayuda
  5. Usa siempre el refuerzo positivo.
  6. No hables mal de él en público ni con personas que no sean cercanas a él.
  7. Buscar juntos alternativas
  8. No ceder ante sus deseos.
  9. Ignora el comportamiento de la rabieta, no a tu hijo
  10. Valora su esfuerzo. Enséñale la cultura del esfuerzo.
  11. Márcale objetivos reales
  12. Incúlcale valores nobles