¿Cómo no deberían ser las clases del futuro?

A día de hoy, la vuelta a las aulas es una incógnita. Ni los propios mandatarios saben ni cuándo, ni cómo, ni en qué condiciones. La incertidumbre que envuelve a padres, docentes, equipos directivos, ampas etc es tan grande que en algunas ocasiones puede causar ansiedad y descontrol emocional.

No obstante, sabemos que la vida seguirá, que vamos a modificar hábitos, normativa, rátios, metodologías y muchísimos aspectos más que ahora mismo no conseguimos tener en mente pero van a resurgir en función de la adaptación y también de las necesidades que nos encontremos en el día a día.

Somos en general una sociedad adaptativa y hemos demostrado nuestra capacidad de resiliencia durante este confinamiento y en otras adversidades personales que nos han surgido a lo largo de nuestra vida. Seguro que no pensábamos que pasaríamos todo ésto y que además, podríamos avanzar y superarlo de la manera que la gran mayoría lo hemos llevado a cabo.

En realidad, no es la capacidad de resiliéncia ni la adaptación al cambio ni los recursos que me preocupan. Me genera una sensación de intranquilidad el hecho de saber que des de las más altas instituciones nos van a proponer a los docentes, compaginar una metodologia de aprendizaje presencial y online. 

En las aulas de primaria, en algunos centros educativos, ya se aplicaba una manera de enseñar con algunos recursos tecnológicos y si bien es cierto que se ha demostrado la gran eficacia de ésta práctica, también he de mencionar el aumento de la tecnoaddicción durante estos últimos meses de confinamiento.

Con eso quiero decir que, a pesar de la necesidad de potenciar la tecnología como recurso metodológico esencial en primaria y secundaria, cabe diferenciar el estudio exclusivo online del recurso tecnológico en presencia de un/a docente.

Estos últimos 2 meses en mi consulta ha habido un  47% de consultas de padres y madres, relacionadas con las addicciones y la tecnología. Contrasdados los casos y habiendo hablado con los chicos y chicas, se detectaba como addicción a las pantallas. En algunas ocasiones, los usuarios me decian que «los deberes que ponen los profes son online y tenemos que utilizar tablet y/o móbil». A eso me refiero. A masificar a los alumnos de recursos tecnológicos que lo único que van a hacer será fomentar más su addicción.

Algunos compañeros docentes me podréis decir que eso es «culpa de la família» por diversos motivos y las famílias podrán decir que «es culpa de los profes por haber dado ese tipo de deberes».

Creo que, a todo ello nos deberíamos plantear si las actividades que marcaremos los docentes como tecnológicas pueden substituirse por tareas manuscritas. Si es así, es importante fomentar también éste trabajo.

Pensemos que els recursos informáticos y tecnológicos han formado parte de nuestra docencia en los últimos años y que son parte del aprendizaje del futuro, de aquí el éxito de las Universidades Online, gran motor de aprendizaje en muchos sentidos. Pero no por ello, en las primeras edades debemos insertar como parte del aprendizaje, la tecnologia online.

Los alumnos han de conocer otros recursos, otras actividades (manuscritas por ejemplo), manipulables y con conceptos experimentales. No es únicamente la tecnológia un recurso para que los niños y niñas puedan aprender, es un complemento.

Pensemos bien como aplicamos nuestra docencia «en las nuevas aulas» pues podemos generar más addicción, particularmente en la etapa de secundaria precisamente porqué venimos de una tecnoaddicción más acentuada en los últimos meses y eso puede generar más addicción entre los jóvenes. Lo ideal sería una combinación equilibrada de todas las metodologías y recursos para así hacer más rico y variado el aprendizaje que trascenderá en la motivación y éxito de nuestros jóvenes. 

¿Como saber si mi hijo tiene addicción a la tecnologia?

  • Se enfada cuando le quitamos los aparatos tecnológicos.
  • Está muchas horas mirando el móvil o bien a deshoras.
  • Se pasa mucho tiempo en su habitación.
  • Suscripción a sitios inadecuados
  • Usa el móvil en lugares inpropios (WC, en las comidas..)
  • Disminución de la comunicación con la família
  • Bajo rendimiento académico
  • Desmotivación por actividades que solia hacer
  • Cambios en su carácter o en sus emociones
Si existen estos comportamientos, les recomiendo que visiten a un profesional para detectar y poner soluciones a éstos malos hábitos además de no incrementar la patología.
Podéis contactar conmigo en el mail: info@taticortes.es
Os dejo en link de la entrevista por si queréis y os apetece leerla.