Como saber si mi hijo tiene estrés

El estrés afecta a todas las personas con muchas actividades y presiones, no solo en adultos sino en niños. Pero lo peor es que los padres somos los culpables del estrés en los niños.

Las causas del estrés pueden ser paralelas y por ejemplo un niño que no ha sido expuesto a la frustración puede ser un perfil de niño estresado de manera precoz.  Una de las maneras de evitar el estrés es evitar resolver los conflictos familiares gritando o bien exponiendo al niño a muchas actividades. Pero vamos a observar los síntomas del estrés en los infante.

  • Dolores de cabeza a menudo.
  • Mal comportamiento inesperadamente.
  • Quiere chuparse el dedo o bien el chupete después de tiempo sin hacerlo.
  • Dice más mentiras.
  • Reacciones exageradas ante comportamientos poco importantes.
  • Tocarse mucho el pelo.
  • Cambiar sus hábitos de sueño.
  • Dolor de barriga
  • Bajar el rendimiento escolar.
  • No tener vida “social” adecuada para su edad.

Si tu hijo tiene al menos tres de esos síntomas, es aconsejable que hagas una visita al psicopedagogo para poder atender mejor su ánimo y encaminar su estado emocional.

Si en cambio tu hijo tiene alguno de estos indicadores, puedes evitar el estrés actuando de la siguiente manera:

  • Reduce las actividades extraescolares.
  • Crea unos horarios reales y claros.
  • Comparte más tiempo con el de calidad; hablando, dialogando, comprendiendo….
  • Dale tiempo para sus actividades y sus juegos.
  • Haz actividades más tranquilas y compártelas con actividades más movidas.
  • Respeta su descanso y sus hábitos de comidas.
  • Procura que tenga una vida sana.

Una de las preguntas que más me hacen los padres es si su hijo tiene edad para hacer según que cosas. En este aspecto siempre suelo responder que el niño que de pequeño, a partir de 2 años, ha sido enseñando para hacer cosas, podrá hacer todo lo que quiera, porque habrá el factor responsabilidad que es el eje principal de las tareas.

Si no lo haces tu, no lo hará nadie.

Pero seamos sinceras, lo acabamos haciendo igual, por mil razones, porque vamos más rápido, porque lo hacemos sin rechistar, porque así no discutimos, porque creemos que lo hacemos mejor ahorrando tiempo, y mil razones más.

Una de las maneras de fomentar la autoestima y que los niños des de pequeños vayan adquiriendo responsabilidad es hacer las tareas del hogar, porqué es su espacio, el sitio donde se sienten cómodos y confortables y como no donde conviven con las personas de más confianza y donde se muestran tal y como realmente son.

Te voy a dar 3 razones por las que un niño debe cooperar en las tareas del hogar:

1.- Fomenta la capacidad de colaboración y cooperación para que todo salga adelante.

2.- Trabajan las habilidades motoras: barrer, hacer la cama, limpiar, ordenar….

3.- Instaurar los hábitos de limpieza, orden  y organización, ayudando a estructurar la mente con lo cual genera orden en los aspectos académicos.

También te expongo 2 previos que debes tener en cuenta antes de ponerte a organizar las faenas del hogar con los niños:

1.- PACIENCIA: con niños, siempre es importante tenerla, pues a veces la perdemos ante su lentitud o su manera de hacer. Valoremos lo que hace no el tiempo que tarda.

2.- ENSEÑAR: Antes de enviar a los niños a realizar cualquier cosa, debemos enseñarle como se hace, como queremos que esté hecho y como podemos hacerlo de manera práctica.

Pero lo más importante es saber que pueden hacer los niños a cada edad. En el gráfico de la foto podrás verlo bien.

Espero que te sirva y podáis aplicarlo. Es una buena manera de convivir y empezar a hacer COACHING FAMILIAR además te incluyo aspectos del aprendizaje y del habla para que puedas observar y ver como funciona.