Cuando nos aferramos a lo que pudo haber sido

Muchas veces hemos estado aferrados al pensamiento de lo que pudo haber sido en tal o cual circunstancia. A este pensamiento lo llamamos pensamiento contrafactorio.

Este razonamiento ha sido criticado durante muchos años, pero ahora, la ciencia nos “alivia” con resultados anhelados a positivos cuando pensamos en lo que pudo haber sido, pero cuidado, solo lo avala cuando este pensamiento esdeviene estos 4 factores:

1.- Cuando el pensamiento ayuda a aprender de los errores y a prepara mejor nuestra vida.

En este caso, cuando el pensamiento nos ayuda a aprender de lo que ha pasado, cuando podemos tener un buen aprendizaje y nos aporta bienestar sin tener que machacarnos, puesto que es imposible volver a atrás. Debemos aprender a pensar en lo que pudo haber sido actuando de diferente manera.

 

2.- Cuando el pensamiento te consuela y te calma.

Pensamos que hay una posibilidad de calmarnos cuando pensamos en aquello y también en lo que pudo haber pasado si hubiese sido peor.

 

3.- Cuando el pensamiento le da sentido a nuestro futuro

Si pensamos en lo que pudo haber pasado y nos calma lo bien que estamos ahora o lo que nos depara en un futuro lo que no ha sido, pero siempre de forma positiva, veremos y contemplaremos que no es tan malo como esperávamos.

 

4.- Cuando el pensamiento te beneficia y satisface

Si piensas en lo que pudo haber pasado como algo positivo, adelante, pero si por lo contrario te imaginas y te creas expectativas no te podrá aportar nada bueno, con lo cual es mejor eliminarlo y no imaginarte nada.

 

Si en general, piensas en algo o alguien, o bien en situaciones que puedieron haber pasado como algo melancólico, de arrepentimiento, de duda, de malestar… es mejor eliminarlo,  puesto que la imaginación de lo negativo tienes que frenarla.