Dieta emocional

Es evidente y está científicamente comprobado que la alimentación y el deporte son hábitos fundamentales para sentirnos bien y tener buena salud.

Pero en ocasiones y sobre todo en según qué épocas, la dieta debería ser emocional. Párate a pensar cómo estarías si fueras capaz de:

?Aprender a decir No.

Es fundamental para no sentirte obligado/a a hacer según qué cosas en momentos que quizá a ti no te apetecen. No es quedar mal, es simplemente priorizarte.

?Eliminar a personas tóxicas de tu vida.

Aprender a identificarlas ante todo, para posteriormente analizar lo que te aportan (tanto algo bueno como no tan positivo) y eliminarlas de tu vida para que no te hagan daño. Otra opción es protegerte de ellas si no puedes, por diversas razones, eliminarlas definitivamente.

?No depender de nadie.

La dependencia es algo muy tóxico, no te aporta nada y además dejas de ser tu y perder tu esencia y en ocasiones tu felicidad. Lucha para hacer tu vida, conjuntamente con quien quieras, pero que no dependas de nadie.

?Vivir en paz contigo mismo.

Es fundamentel para estar bien. Llegar a la noche y saber que estás bien, que tienes paz y tranquilidad, que puedes con mucho, no con todo, y con eso te basta.

?No tener miedo del qué dirán.

Evitamos hacer muchas cosas por el «qué dirán». Ese peso es muy importante eliminarlo de nuestra vida y sobre todo de nuestros pensamientos. Las personas hablamos, así que tu haz tu vida y que se hable lo que quiera.

?Ser coherente y consecuente con lo que quieres y haces.

A veces estamos mal por no hacer lo que deseamos, lo que nuestra mente piensa no es lo mismo que en ocasiones hacemos, por muchos factores, pero principalmente por factores sociales y eso nos perjudica seriamente pues no estamos en armonía ni en equilibrio con nuestra mente y cuerpo.

?Saber soltar.

Decir gracias y adiós a las personas es una buena manera de soltar. Gracias por haberte enseñado y acompañado, pero adiós porqué no me convienes o no me aportas o simplemente porqué no quieres estar a mi lado.

¿Por cuál empiezas?

Hace unos años empecé por quitarme el miedo al qué dirán y conseguí hacer por fin una dieta detox emocional para estar mejor.

Te animo a qué lo intentes e inviertas en ti para poder sentirte plena y bien.

Feliz semana!

Tati