No sirve de nada el rincón de pensar

Las practicas para ser maestra las hice hace 18 años. En aquél momento fue la primera vez que vivencie muchas experiencias en el mundo de la educación. Infinidad de recursos que en aquél momento me parecían efectivos, interesantes e innovadores, ahora, con la experiencia en la docencia y como madre me parecen inútiles e inmorales.

Uno de estos recursos era el “Rincón de Pensar”. Muchos profesores tenían (y tienen) en el aula, una silla en la cual acuden los niños y niñas que han hecho algo malo, como castigo y con el objetivo que pienses y reflexionen sobre lo que ha ocurrido que para el docente es negativo. Seguro que la actitud del niño ha sido inadecuada y en varias ocasiones hasta rozando la mala educación, pero de que sirve éste método?

En algunas edades a partir de los 6-8 años puede servir para pensar y arrepentirse, aunque no es garantía que no vuelva a hacerlo, simplemente consiste y actúa sobre el niño como castigo y aislamiento en un momento determinado, dejándolo en ridículo y consecuentemente bajando su autoestima.

Para que el niño reflexione tenga la edad que tenga el adulto tiene que guiarle en sus reflexiones, ha de apoyarle y ayudarle en reflexionar sea a través de un dibujo, de una conversación, de un cuento, poniendo ejemplos, y ayudarle a ver lo que ha hecho mal, como puede empatizar y como seria el comportamiento adecuado para todos los componentes del aula.

Es importante reflexionar sobre este método porque según un estudio de la UdL, un 79% del profesorado de Educación Infantil y primaria siguen usando este recurso.

No seria mejor dedicar 3 minutos cara a cara con el docente para solucionar el problema y ayudarle en un futuro que no dejarlo en la silla o rincón de pensar totalmente aislado o solo?