Peleas entre hermanos

Las peleas son muestras de cariño y de rabia mal gestionadas y exteriorizadas. Los hermanos se pelean por la confiaza, porque el mismo conflicto surgido con otras personas no terminaría en peleas.

Las razones por las que discuten son muy diversas, pero generalmente se producen por las edades, por la diferencia entre criterios y entre competencias. La rivalidad se ve afectada y la gestión de conflictos y de rabia produce fuertes discusiones que acaban en peleas, sobretodo alrededor de los 6 y los 12 años.

Para evitar peleas debes evitar las comparaciones delante de ellos, y hablar de ellos delante de la gente. De los problemas familiares o de los conflictos entre hermanos es mejor no hablarlo fuera, puesto que podemos provocar acoso con otros niños o burlas innecesarias con los compañeros de clase.

Los padres somos modelos. Si tus hijos te ven gritando, peleándote, chillando, y sobretodo perdiendo el control de la situación, lo más probable es que cuando el esté en situaciones similares haga lo mismo para resolver un conflicto.

Delante una pelea que debemos hacer los adultos:

1.- No te enfades por que están discutiendo.

2.- Sepárales de forma rigurosa hasta que se calmen y si hace falta sepáralos para que no se puedan ver.

3.- Cuando lleguen a la calma, aprovechad para hablar de lo que ha pasado, solo hablar, no juzgar.

4.- Sospesar las soluciones con tu ayuda.

5.- Exponer el problema con otro final

Aplica los 5 pasos para mejorar la relación con tus hijos, pero ante todo se neutro y no juzgues. Empatiza con ellos!