¿Porque sufrimos?

El sufrimiento es un sentimiento y una emoción que forma parte de la vida, muchas veces implícita en el dolor emocional ya que este es el sentimiento negativo que surge ante determinadas situaciones o problemas, generalmente relacionadas con una pérdida o con un problema que nos afecta de manera importante.

El sufrimiento es la respuesta cognitivo-emocional, que tenemos ante un dolor físico o ante una situación dolorosa.

Es un conjunto de emociones y pensamientos que se entrelazan, adquiriendo mucho más intensidad y duración que el dolor emocional. De hecho, el sufrimiento puede durar indefinidamente, aunque la situación que lo provocó ya se haya solucionado.

Pero, ¿ porqué sufrimos demasiado, o de forma inadecuada?. La respuesta es abstracta y varia en función de las necesidades de cada persona, pero por lo general sufrimos por:

  • Reprimir emociones: tenemos emociones internas que no podemos o sabemos exteriorizar y eso hace que tengamos que reprimirlas por inseguridad, por miedo, por temor, por vergüenza…
  • Preocuparnos por problemas ajenos: hay problemas que nos cuentan, o llegan a nuestros oidos y no podemos hacer nada, o bien no van implícitos a nuestro dia a dia, entonces, porqué tendimos a sufrir o padecer de algo que no tiene nada que ver con nosotros, o que no depende de nosotros?
  • Vivir sin pasion: cuando vivimos sin interés, sin motivación, sin ganas de nada, sin ilusión, eso también nos hace sufrir y herir los sentimientos ya que nos estamos privando de libertad de expresión.
  • Tener rencor: con rencor se sufre, puesto que hay una dependencia de algo o de alguien lo cual nos afecta directamente y nos limita a poder recibir emociones positivas de las cuales podemos crecer como personas.
  • Anclar  nuestra vida al pasado: lo hacemos para sentirnos protegidos y por miedo a salir de  nuestra zona de confort y por eso sufrimos, porqué no mejoramos, no avanzamos pensando en el pasado y en lo que pudo haber sido. Aprende a soltar!

Para poder aprender a vivir sin sufrir, debes modificar, modelar y guiar a estas conductas.

  • nuestra personalidad,
  • fortaleza afectiva,
  • estado físico y emocional de ese momento,
  • las experiencias vividas en el pasado, principalmente durante la niñez,
  • nuestras creencias sobre nosotros mismos,
  • el significado que le damos al dolor,
  • el apoyo social que tenemos y
  • nuestra capacidad para: reconocer, aceptar y expresar nuestras emociones