Saturación de tareas escolares

!Buenos días!

Termina la primera semana de confinamiento en casa con los hijos e hijas. Algunos lo valoraremos positivamente y otros negativamente, pero la mayoría coincidiremos que los maestros se merecen un monumento con su paciencia y su saber hacer en momentos de colapso.

Igual tambíen coincidimos en la saturación de deberes que algunas famílias están recibiendo y que muestra que los docentes están haciendo su trabajo pero cuidado, ¿los alumnos están aprendiendo?.

Creo que entre todos, estamos colaborando a colapsar el cerebro de los niños. Tenemos la necesidad de tenerlos siempre haciendo actividades para que no pierdan el ritmo de trabajo del colegio y generando muchas actividades para que así sea pero ¿nos hemos parado a pensar en la calidad de las actividades en vez de en la cantidad?

Para los niños es importante tener una continuidad en los estudios, por supuesto, pero también necesitan actividades para gestionar sus emociones, para ellos también es un choque importante e incomprensible todo lo que está pasando; no ir a clase, no ver a sus amigos, no poder salir a la calle, no poder hacer su deporte, no poder realizar vida normal con sus rutinas y actividades.

Todo ello les puede generar estrés y una baja autoestima igual que minvar la tolerancia a la frustación.

Pretendemos hacer online lo que tendríamos que hacer durante las 5 o 6 horas de clase presencial y esto es un error, un grave error. Por varios motivos, eso no es conveniente y traslada a los alumnos grabes comparativos entre otro compañeros, puesto que no todos tienen acceso a internet y no todos aprenden de la misma manera.

Enviar actividades a los alumnos a todos por igual generará los síntomas antes descritos y una profunda dependencia hacia el adulto. Mencionar tambien que no todos los padres pueden dedicar ese tiempo al día para ayudar a aprender contenido curricular a los hijos y que además, igual no tienen los recursos didácticos y pedagógicos que algunas actividades requieren, lo cual genera frustación y estrés a todos los miembros del hogar.

Con ello no quiero decir de no mandar actividades, sobretodo a los alumnos que tienen más de 10 años, pero ¿al resto, e necesario tanta actividad? Y si se considera necesaria tanta tarea, porqué no se dedica gran parte al aprendizaje de las emociones. Hay muchas actividades que pueden abarcar varias areas curriculares como por ejemplo:

  • Hacer un diario de las emociones: trabaja insitu las emociones y también la lectura, la escritura, la comprensión lectora, el razonamiento, la memoria, la grafomotricidad, etc.

Esta es sola una actividad de ejemplo, pero los docentes tienen miles de recursos para ello, lo importante no es saturar al alumno durante estos dias sino afianzar los contenidos que ya ha aprendido.

Dado que todo el país está igual, el contenido y tiempo que no puede aplicarse en estos momentos por la situación, se debería recuperar de otra manera, pero la verda, dando contenido nuevo en edades primerizas, lo unico que hace es saturar el cerebro y aburrir el tener que hacer deberes.

Aportemos tareas de calidad, que en una actividad puedan abarcar muchas materias, y no cantidad de tareas que lo único que harán será colapsar a nuestros alumnos.