Se nos gastó el amor de tanto ignorarlo.

Las relaciones de pareja son una de las preocupaciones más habituales cuando los hijos son bebés hasta que tienen cierta de dependencia que suele ser alrededor de los 5 años, aunque puede ser modificado según cada familia y pareja.

En muchos casos las relaciones con la pareja se deteriora, ya sea a nivel de comunicación, sentimental o sexual. Y hemos de entender que todo esto es normal, entre dentro la normalidad y la fluidez de cada pareja, porque el tiempo actúa siempre como factor influenciable, el problema sucede cuando alguna de las partes de la pareja no comprende todo esto.

En la mujer, el hecho de ser madre aumenta la actividad y la mentalidad opuestamiente que la del padre, no dejando de ser importante y presentes las dos visiones. Lo imprescindible ante situaciones con hijos, de escassa comunicación y aumento del estres es bàsica la comunicación, y si puede ser cara a cara mucho mejor.

Los divorcios y separaciones suceden por algo. Este algo puede ser comunicación o puede ser otros factores ajenos a los hijos, pero en este post abarcamos todo lo que tenga que ver con la mejoría de las relaciones con los padres e hijos, puesto que si los padres están bien los niños estarán genial.

Cuando hay bebés, solemos decir que el amor se acabo, y eso es totalmente incierto, puesto que el amor nunca se acaba lo que se termina es la pareja en sí.

Si suceden situaciones incomodas con la pareja y lo que queremos es encaminarlo para que la familia viva en armonía y buena convivencia no debemos olvidar el amor hacia nuestra pareja interviniendo por ejemplo en las siguientes acciones:

  • Planifica actividades con tu pareja.
  • Dedicaros 15-20 minutos al dia, para hablar (de lo que sea).
  • Buscar una afició juntos.
  • Escaparos unas horas siempre que podais, y si es possible fuera de casa y de la zona habitual.
  • Hablar mucho
  • Cogeros de la mano cuando hableis, (el contacto físico es básico y no tiene porque ser sexual).
  • Practicar sexo (cuando podais y esteis a gusto).
  • Fortaleze tu relación con cosas nuevas (mensajes, notas, chucherias, flores…)

Y tener en cuenta que la familia empieza por la pareja, Si la pareja está bien, la relación con tus hijos será buena y la convivencia será fácil y fluida. No olvides que eres un ejemplo para tus hijos y que tus movimientos serán en un futuro sus actos.