Si tu hijo no quiere leer ni estudiar….

Muchos niños tienen la costumbre de leer un cuento antes de irse a dormir, o ya estando en la cama. Esta actividad es muy positiva pero si queremos perfeccionarla podemos acompañarles nosotros en su lectura en voz alta, esto hará que se motiven pues tienen a alguien que les escucha y a la vez los padres podemos ver si su nivel de lectura es el correcto.

Te dejo algunas claves para que puedas hacerlo de manera correcta:

1.- Empieza leyendo tú el cuento o la historia o lectura que el/ella ha escogido.

2.- De vez en cuando, pregúntale que ha leído, así verás el nivel de comprensión lectora que tiene.

3.- Una vez por semana, haz volar su imaginación e intenta que se anticipe al final, preguntándole cosas.

4.- Tolera todas las respuestas y todos los errores que cometa en la lectura y en la exposición de su historia.

5.- No corrijas en voz alta. Simplemente si se equivoca señálale con el dedo el error para que vuelva a repetirlo.

6.- Si la lectura que esta leyendo no le motiva, cambia de lectura  y haz que escoja un tema de su agrado.

 

El fracaso escolar. El abandono de los estudios. La des-motivación. La falta de autoestima. Los suspensos continuos…. Estos son algunos de los factores que más afectan a los niños y adolescentes, pero hay que argumentar que existen muchos mas que en la fase emocional y experimental de crecimiento afectan de manera directa en los estudios y en los resultados académicos.

Uno de los recursos que más favorecen a obtener buenos resultados son las técnicas de estudio. Para realizar un buen aprendizaje de estas técnicas que repercuten positivamente en los estudios, cabe experimentar y descartar en el niño y/o adolescente que no hay afectación de problemas emocionales o algún factor que le impide realizar un buen aprendizaje. Una vez este factor esté excluido podemos empezar a trabajar les TÉCNICAS DE ESTUDIO.

Veamos algunas recomendaciones previas:

1.- REALIZAR UN BUEN PLAN DE TRABAJO.

Es fundamental ayudar al niño a organizarse realizando un horario con todas las actividades que realiza fuera del centro escolar. También es importante adecuar un sitio de trabajo donde el este tranquilo y motivado, es decir, un espacio sin ruidos, ni distracciones.

2.- EMPLEAR EL TIEMPO A ESTUDIAR DE MANERA EFICAZ

Organizar las tareas previstas durante la semana, aprender técnicas de estudio (subrayado, resúmenes, mapas conceptuales, etc).

3.- ANTES DE EMPEZAR A ESTUDIAR…

Tener todo el material controlado, haber comido, estar sin distracciones, sentirse limpio/a… estas son algunas premisas importantes para ponerse a estudiar.

4.- PREPARAR EL EXAMEN

Es importante organizarlo con tiempo. Buscar información relacionada con el contenido que entra en el examen, hacer exámenes similares, pruebas, etc. Hay que buscar recursos que motiven a cada persona para poder obtener mejores resultados.

Recordamos que cada caso es diferente y que cada persona necesita cubrir sus necesidades y adaptar dichas actividades según insutu sus necesidades emocionales, cognitivas y académicas, diferenciadas  a cada edad.